Sobre JANO

_Juan Falú – agosto de 2012

“Querido Claudio,
Para mí es más sencillo escribirte directamente.
La idea de trasladar a un texto la propia opinión acerca de un CD, lo lleva a uno a pensar en ciertas formalidades que, para la ocasión, considero innecesarias.
Quiero decirte que siempre me gustó tu música y tu modo de tocarla.
Este nuevo CD corrobora la apreciación y me deja un par de ideas nuevas: la manera en que fuiste afirmando tu estética personal para que nuestra tierra se haga música y el modo apacible de ese decir musical.
Tocar lindo, componer lindo y entregar sonidos que conducen a la escucha placentera y a esa serena intimidad que solo es compartible con un otro que vibre a la par, es un logro que habla de mucho camino andado.
Te felicito y te mando el mayor abrazo.”

_César Angeleri, septiembre de 2012

“Si digo que después de escuchar el material de Claudio me sorprendí, mentiría porque no tenía dudas de su calidad como músico. Sin duda, estamos frente a un intérprete con una identidad melódica y armónica bien definida, sin imitaciones.
No quiero pasar por alto el aporte que significan para nuestra música sus composiciones que manifiestan su conocimiento de las tradiciones pero una mentalidad abierta, libre, sin ataduras.
Lo único que tengo para criticarle, es la vidala “Casi al borde”, me hubiera gustado componerla así, a mí.
No dejen de escucharlo”

 

_Por Mauro Apicella | LA NACION - Domingo 17 de febrero de 2013 | Publicado en edición impresa

Música inclasificable

¨…Claudio Ceccoli es un músico poco conocido pero respetado dentro del ambiente guitarrístico. Y son los que realmente salen a buscar música, en vez de esperar que se la impongan, los que van a disfrutar de su más reciente edición. Ceccoli acaba de publicar Jano , un disco doble que trae, en el primer CD, música nueva y, en el segundo, una serie de piezas que compuso y publicó hace tiempo y que ahora decidió regrabar, quizás al cumplirse 10 años de la salida de su álbum La Sonrisa . Pero las dos tienen en común a la música de raíz folklórica y a una guitarra de ocho cuerdas que es utilizada en la totalidad de su tesitura. Se nota el buen uso que le da en composiciones como "Cielo de octubre". Pero más allá de la técnica -hay músicas como "Guingoso", que seguramente tendrá algo que ver con el brasileño Guinga y que exige cierta destreza, especialmente rítmica, para que suene bien- Jano tiene un plus que lo convierte en un álbum interesante. La composición de Ceccoli no se caracteriza por las aptitudes acrobáticas sino por otra cualidad que Juan Falú describe en la lámina interna de este CD. Ceccoli compone y toca lindo. Y la belleza, en la música instrumental, no es algo que abunde..¨


_Vienen sonando – Diario popular - 2 de febrero de 2013

Fiel a su idea de que la música no es un universo cerrado e inalterable sino que por el contrario admite mil lecturas, el guitarrista Claudio Ceccoli agregó una variante a su costumbre de tocar con distintas formaciones. Su nuevo disco, es en realidad, dos distintos: uno con composiciones nuevas y que luego amasó en grupo y otro con versiones solistas de temas que figuran en sus anteriores discos. Naturalmente, en ambos aparece con soberbia sonoridad su guitarra de ocho cuerdas, instrumento que es parte de las razones de su personalísimo estilo.

Tituló Jano al álbum por el dios romano de dos caras, con una que mira al pasado y otra al futuro. Las obras nuevas ofrecen en general un clima más íntimo y melancólico. Es como una calma reflexión luego de un día agitado. Jano 2, en cambio, parece metido en la vorágine, con esa cuota adrenalina, aunque sin que el fuego en acto queme las ideas. En el primer CD -el grupal- está acompañado en la mayoría de los tracks por el contrabajo de Diego Botti y en varios por la percusión de Germán Gómez. Además participan más esporádicamente Fernando Lerman en flauta, Rodrigo Quirós en batería y Javier Cohen en guitarra. En la relectura solista del segundo Jano no está solo. Reaparecen Botti y, en un tema, Suárez y se agregan alternativamente en dos surcos la batería de Leandro Savelón y el clarinete de Gustavo Hunt. Entre tanto material -veintisiete temas- se podrían elegir No hay Ningún Apuro y Aguas Arriba de Jano 1 y La Sonrisa y Ese Dino de Jano 2.

 

_Novedades discográficas – Sitio Telam – 17 de febrero de 2013

El compositor y guitarrista Claudio Ceccoli ofrece en el reciente álbum doble una suerte de balance de una década de actividad al combinar, en un disco, 12
nuevas composiciones y, en el otro, 15 versiones diferentes de obras que plasmó en trabajos anteriores.
Una musicalidad amable y un color a tierra que denuncia la raíz argentina del artista son apenas un par de las características salientes de un material donde el protagonismo de la guitarra de ocho cuerdas no anula un fructífero diálogo con los diferentes instrumentistas que toman parte en uno y otro trabajo.
La libertad expresiva que se trasunta en “Jano” y que disimula el diferente carácter de sus dos partes, tampoco ofrece un salto molesto al pasar del registro en estudio a los cuatro temas en vivo que cierran el recorrido.
De entre la producción más reciente –que según cuenta en el libro interno de “Jano” partió de bocetos musicales diarios que urdió durante 2010- destacan la vidala “Casi al borde” y las misturas bosquejadas en “Conurbano”, “Tristezas de esta ciudad” y “Al viento”.


_ “Jano”: buen disco de un sólido guitarrista - Ricardo Salton - 13/05/13 - Ambito Financiero

Entre la guitarra clásica y el tango, entre lo serio y lo humorístico, Claudio Ceccoli ha construido una carrera muy sólida. Integrante de
Ofidio Dellasoppa y las Cuerdas Flojas, fue antes creador del grupo Trama. Pero, además, ostenta un sostenido trabajo como
solista; y como tal ha actuado en el festival porteño de tango y editado los discos "La Sonrisa" (2002), "Dos Soles" (2004), "Clown"
(2006), "Trazos circulares" (2007) y "Pliegue del tiempo" (2009).
Este "Jano", que acaba de presentar en vivo en la sala del Fondo Nacional de las Artes, es un álbum aún más ambicioso. Se trata de la unión de dos CDs: el primero, con obras originales siempre en el terreno de lo folklórico y lo tanguero, aunque sin ataduras formales estrictas-, y el
segundo, con recreaciones de composiciones suyas ya incluidas en discos anteriores pero en nuevas versiones.
Y, en ambos casos, sumó algunos tracks de video con registros realizados en vivo.
Una buena parte de todo este muy extenso trabajo está realizado en guitarra sola, un instrumento de ocho cuerdas de sonoridad amplia que Ceccoli maneja con solvencia y la prolijidad de un instrumentista clásico más la frescura de intérprete popular. En varios casos se han sumado otros músicos para completar diferentes formaciones, siempre pequeñas y de tono camarístico: Javier Cohen en guitarra, Fernando Botti en
contrabajo, Germán Gómez en percusión, Claudio Risso, Leandro Savelón y Rodrigo Quirós en batería, Diego Suárez y Fernando Lerman en flauta, y Gustavo Hunt en clarinete.

_Jorge García – El Amante – Abril de 2013

CLAUDIO CECCOLI. Jano. Epsa 1494.
Con una trayectoria ya dilatada (su grupo Trama, fue creado en los años 90) y a una década de su primer disco como solista, Claudio Ceccoli ofrece ahora este CD doble en el que, por una parte, realiza una suerte de resumen de su trabajo hasta la fecha (el disco 2 consta de interpretaciones para guitarra solista de obras que ya había grabado en versiones para conjunto) y, por otra, obras nuevas compuestas en el año 2010, incluidas en el disco 1. Intérprete de una guitarra de ocho cuerdas, Ceccoli es un músico que escapa a las demostraciones de virtuosismo gratuito -tentación en la que podría caer con facilidad a partir de su dominio del instrumento- para, en cambio, intentar transmitir la esencia de cada uno de los temas que interpreta. Como, además, es un competente compositor, el resultado es un trabajo plagado de musicalidad. Recurriendo fundamentalmente a ritmos con reminiscencias folclóricas, pero también apelando a los aires rioplatenses y ciudadanos, el guitarrista ofrece un muy completo muestrario de su talento como intérprete y autor de sus obras. Si bien buena parte de los temas están expuestos en su condición de solista, en otros cuenta con la compañía del excelente contrabajista Fernando Botti y Germán Gómez en percusión y ocasionales participaciones de los flautistas Diego Suárez y Fernando Lerman. Quedará a criterio de cada oyente seleccionar sus highligts, de los 27 trabajos presentados, pero lo que es seguro es que es una placa que, para quienes ya lo conocían, ratificará el talento de Claudio Ceccoli y para quienes se aproximen por primera vez a su obra pueden encontrarse con el descubrimiento de un muy atractivo intérprete y compositor.

Sobre Pliegue del tiempo

_Diario El Dia
Claudio Ceccoli: "Pliegue del tiempo" (PAI) p
or EDUARDO GIORELLO

El guitarrista y compositor Claudio Ceccoli continúa sin pausa investigando y profundizando en las posibilidades sonoras y sensibles de su instrumento. En sus trabajos el oyente puede encontrar no solo su adhesión permanente a la gran tradición guitarrística académica sino también sus incursiones e interrogaciones en la creatividad del folklore urbano y rural de la Argentina. Quizás por eso su arte compositivo e interpretativo resulte tan singular. Imaginación no le falta y Ceccoli, además, posee un sentido camarístico muy peculiar. En "Pliegue del tiempo" con que comienza el disco exhibe esa capacidad suya para ensamblar la guitarra (toca en una de 8 cuerdas de nylon y en otra de 16 cuerdas de acero) con los otros instrumentos que se integran en un brillante septeto (además de la guitarra de Ceccoli, están Diego Suárez, en píccolo y flauta; Fernando Lerman en saxo; Gustavo Hunt en clarinete; Pablo Pesci en clarón; Carlos Céspedes en clarinete en 8; Fernando Botti en contrabajo, Rodrigo Quirós en percusión y Lucio Cecolli en clarinete en 14). Aires camperos y rioplatenses junto a otras morfologías nuestras muestran estos pliegues del tiempo, que será presentado en vivo en el Centro de la Cooperación (Corrientes 1543), el 28 de mayo a las 22. Imposible perderlo.

http://www.eldia.com.ar/edis/20090520/espectaculos42.htm
miércoles | 20.05.2009


_Diario Pagina 12
7-Pliegue del tiempo
Claudio Ceccoli. PAI Records

El guitarrista y compositor Claudio Ceccoli ofrece composiciones propias con una personal sonoridad, inorporando lo popular y lo académico, la tradición y la modernidad. Hay temas ejecutados por una original formación de septeto (píccolo, flauta, clarinete, clarón, guitarra, contrabajo y percusión) y también diversos formatos de cuarteto, trío, dúo y solos de guitarra. Ceccoli ejecuta una guitarra de ocho cuerdas y también se anima con una de dieciséis: presenta el disco el jueves 28 en el Centro Cultural de la Cooperación.
Miércoles, 20 de Mayo de 2009

_Nuevo Diario Popular
VIENEN SONANDO
FOLKLORE
Por Pablo Vazquez LANZAMIENTO

En su quinto disco, Pliegue del Tiempo, el guitarrista y compositor Claudio Ceccoli le saca brillo personal a diferentes expresiones de la música popular, que van de la zamba a los aires brasileños, pasando por el tango. Con su guitarra de ocho cuerdas, interpreta obras propias instrumentales junto a un septeto de cuerdas, vientos y percusión.
Con depurados recursos académicos, pero sin perder casi nunca el pulso popular o la intención de diálogo con el oyente. Se destacan la original y sabrosa relectura de la chacarera Bailarina (con una guitarra que dice y calla), Tierra sin Nombre (de logrado ensamble) y la suerte de tango-milonga Nervio y Tambor. A veces los ritmos de la tierra aparecen más explícitos y en otros momentos domina una rítmica menos reconocible, pero en todos los casos se expone una libertad que aporta nuevos aires a la música popular del país. 01/06/2009

_TELAM
Ceccoli y los "pliegues del tiempo" en la musica argentina
Buenos Aires, 25 de mayo (Télam).

- El guitarrista y compositor Claudio Ceccoli presentará el jueves en el Centro Cultural de la Cooperación "Pliegues del tiempo", su último trabajo discográfico en el que trabaja distintos registros de la música argentina bajo un formato de septeto, con la idea de ampliar formas musicales cristalizadas.
El disco, de reciente producción, será presentado por el guitarrista el próximo 28 a las 22 en el Centro sito en Corrientes 1543, junto a un septeto de flauta, saxo, clarinete, clarinete bajo, percusión, contrabajo y guitarra.
"Este trabajo continúa la idea abierta en 'Trazos circulares' de 2007 donde al trío de guitarra, contrabajo y percusión yo le sumo esta formación de vientos buscando una nueva sonoridad para trabajar distintas formas de la rítmica argentina", señaló Ceccoli a Télam.
"La idea de base continúa siendo trabajar en la mixtura del folclore y ritmos urbanos como el candombe y la milonga, incorporando formas y conceptos que pueden venir de otras áreas como el jazz y el lenguaje de la música clásica", agregó el guitarrista que con este suma cinco trabajos discográficos propios.
Autor de todos los temas y arreglos, Ceccoli remarcó que "más que nada por cuestiones comerciales, una gran parte del folclore argentino quedó engrampado en la rutina de repetir siempre lo mismo".
El guitarrista, que en la actualidad es profesor de la Escuela de Música Popular de Avellaneda y que en distintas ediciones fue galardonado con el premio Trimag, señala sin embargo que esto "no siempre fue así".
"En las décadas del 60 y del 70 hubo una gran apertura y riqueza con gente como Eduardo Lagos, Dino Saluzzi, Los Andariegos y Kelo Palacios, entre otros, que llevaron adelante un proceso de búsqueda pero que de alguna manera es como quedó trunco en su continuidad histórica", repasa.
"A mí me parece -agrega- que es interesante seguir esa línea en la actualidad y seguir trabajando a la búsqueda de nuevas formas sobre esa cosa tan potente como es la rítmica del folclore argentino tratando de no desvirtuar el género pero forzándolo lo necesario como para poder agregarle nuevos elementos".
Proponiendo una explicación para este tipo de abordaje, Ceccoli plantea que "el folclore y el tango son músicas de fusión e intentar congelarlos en determinado momento de su desarrollo es algo inútil".
"Lo interesante es entonces tratar al folclore y el tango como géneros vivos y a partir de esta concepción explorarlos con formas más abiertas y proponiendo nuevos discursos", señaló el músico.
Al ofrecer una mayor precisión sobre su apuesta estética, Ceccoli puntualizó que "en mi guitarra hay mucho que tiene que ver con la formación clásica repensando la técnica guitarrística para que funcione la cuestión folclórica y rioplatense".
"Todo el trabajo contrapuntístico -describió- que se hace presente en mi propuesta proviene de esta formación de tipo clásica, mientras que la improvisación es deudora del jazz".
Por otra parte, Ceccolli planteó un nuevo panorama al hablar sobre la actualidad de muchos proyectos alternativos, que a su juicio "están poniendo de relieve que la música argentina es muy interesante y que se puede hacer música de acá con mucha apertura".
Al separar su trabajo respecto de otros, el guitarrista aclaró que "muchas veces hay como una mirada del jazz argentino hacia el folclore pero lo mío no pasa por ahí sino que tiene que ver con mirar desde el folclore o desde la música argentina y agregarles a estos géneros elementos nuevos".
lunes 25 de mayo, 2009

Sobre Trazos Circulares

_Diario “El Día” de La Plata /17 de Nov de 2007
Claudio Ceccoli: "Trazos Circulares" (PAI)

“Un nuevo registro discográfico de Claudio Ceccoli nos sorprende. Titulado "Trazos circulares" hace referencia, evidentemente, al aspecto circular de la música,
a sus puntos de inflexión, a sus parentescos espirituales y sus consecuencias de integración regional...
En este reciente disco compacto que se presenta en vivo en el Centro Cultural Ricardo Rojas (Corrientes 2038), el martes 20 de noviembre a las 21,
Ceccoli nos entrega diez composiciones propias. Las mismas han sido gestadas por el notable artista de la guitarra para convivir con un grupo de músicos invitados.
Las instrumentaciones para cuarteto de vientos configuran una de las novedades de esta grabación, tanto como las nuevas versiones revisitadas de obras anteriores,
más guitarrísticas y ninguna para guitarra sola da sentido al trabajo. Las rítmicas y las formas de las músicas riopla-tenses y en especial, argentinas son la columna vertebral de "Trazos circulares", donde se pueden entrever las influencias sonoras del jazz y de la música brasileña. Aquí hay una búsqueda de la moderni-dad sin desdeñar la tradición folklórica.
Gustavo Hunt en clarinete, Martín Pantyrer, clarinete bajo, Fernando Lerman en flauta, Diego Suárez en piccolo, flauta y flauta en sol, Fernando Botti en bajo y contrabajo,
Germán Gómez en percusión, Cecilia Pastorino en voz y finalmente, Claudio Ceccoli en guitarra y composición son los artí-fices del disco. Ceccoli siempre inquieto en sus
propuestas creativas, centraliza con su toque sutil y de elegante musicalidad, todo el trabajo realizado con guitarras de 8 cuerdas de nylon. Algunos de los títulos de los tracks son "El chúcaro de mi casa", "Hojas secas" "Trazos circulares" (que le da el título a la placa), "Al solcito", "Horizonte verde", "Liebre por gato" y "Dos soles" donde se manifiesta esta predilección del grupo de instrumentistas por el procedimiento de la fusión. "Trazos circulares" se puede oír en la intimidad del living room o en el Rojas, en vivo, el 20 a las 21.”
Eduardo Giorello para la sección un CD


_Trazos circulares, el cuarto disco solista de Claudio Ceccoli

Perfección en cada línea

El guitarrista Claudio Ceccoli recorre en este álbum instrumental géneros como la canción, el folclore, la música rioplatense y latinoamericana.
Trazos Circulares posee la incorporación de otros instrumentos aparte de la guitarra que en general guía la discografía del compositor nacido en Pergamino, Provincia de Buenos Aires. Los músicos invitados Diego Suárez (piccolo, flautas), Fernando Lerman (flauta), Martín Pantyrer (claron), Cecilia Pastorino (voz), Fernando Botti (contrabajo y bajo eléctrico), Germán Gómez (percusión) y Carlos Céspedes y Gustavo Hunt (clarinete) aportan fervientemente a los temas. Éstos, ya habían sido incluidos en los discos anteriores de Ceccoli, La Sonrisa(2002), Dos soles (2004) y Clown (2006).
Aunque Suárez ya había participados como único invitado en Clown y Hunt, Pastorino y Gómez habían intervenido en Dos soles, en ninguna de sus producciones solistas había contado con una cantidad tan numerosa de intérpretes como en Trazos Circulares. Ceccoli además se ocupó de los arreglos, la producción y la dirección musical y artística de este disco en el que grabó con dos guitarras de 8 cuerdas de nylon.
Cabe destacar la ejecución de Suárez en flauta en temas como El chúcaro de mi casa y los deliciosos contrapuntos de guitarra, claron y clarinete en Buscando la quinta, pieza acompañada por el certero aporte de percusión y contrabajo que construye una libertad expresiva que obtiene elementos sonoros del jazz y de la música latinoamericana.
La sonrisa también posee un notable trabajo de los tres vientos que proponen aquí aires de música latinoamericana y de música popular brasilera. El disco pasa de este tema a la nostalgia de Horizonte verde, una pieza en la que solamente el clarinete de Céspedes toma protagonismo acompañado rítmicamente por la guitarra.
Ceccoli exhibe a lo largo de Trazos Circulares un gran dominio compositivo en el que es capaz de plantear distintos ambientes sonoros con la sola presencia de su guitarra y las inagotables melodías que dibuja en su diapasón. Su creatividad propone una fluidez narrativa celestial a partir de los múltiples matices técnicos que confecciona.
Trazos Circulares retoma obras de la iluminada etapa solista de Ceccoli iniciada hace 5 años y consigue borrar, con este cuarto trazo, la estructura intimista desarrollando una exquisita apertura sonora.

Matías Rodríguez 6/12/2007d Sitio Web Critica Teatral
Diciembre de 2007


_TRAZOS CIRCULARES
Claudio Ceccoli

El Chúcaro de mi casa, Cielo de octubre, Buscando la quinta, Hojas secas, Trazos circulares, Al solcito, La sonrisa, Horizonte verde, Libre por gato, Dos soles (PAI Records).A Claudio Ceccoli algunos lo conocen por un apodo (Anímides Del Bace) con el que sale a recorrer las noches tangueras en compañía de Ofidio Dellasoppa. Otros lo tienen ya de la década del ochenta, de sus años en Trama. Y varios lo identifican por su particular guitarra de ocho cuerdas o por unos cuantos discos que tiene en su haber. Trazos circulares es su nuevo álbum instrumental solista (que no es lo mismo que solo). Porque antes de cualquier otra descripción hay que mencionar el agradable color que le supo dar a su trabajo al convocar a músicos que tocan clarinetes, flautas, contrabajo y percusiones. Y luego, hay que destacar la buena hechura de algunas de sus piezas de raíz folklórica (las de tierra adentro y las del Río de la Plata) y la belleza de obras como "Cielo de octubre".

Mauro Apicella para La Nacion, 15/12/2007

Sobre Clown

_ Diario “El Día” de La Plata | Set 12, 2006 | Eduardo Giorello para la sección “Un CD

Una vez más habrá que hablar de la intensa renovación rítmica y armónica que trae en su tercer disco compacto el guitarrista argentino Claudio Ceccoli, también autor y arreglador de todos los materiales incluidos en la placa. El menú comprende como en el disco anterior - "Dos soles", comentado en estas mismas páginas en ocasión de su aparición- trece tracks todos firmados por el mismo Ceccoli. El notable músico ejecuta sus obras en dos guitarras de ocho cuerdas de nylon construidas por Rodolfo Cuculelli en 1998 y por Ricardo Louzao en el 2005. Ceccoli continúa en este registro con un amplio discurso sonoro que comenzó en sus discos anteriores y cuya marca distintiva es la mixtura de distintas vertientes folklóricas argentinas y rioplatenses. Las influencias de la música de Brasil y del jazz norteamericano se hacen sentir en estos trabajos que provocan siempre inquietud y revelan a un notable creador, permanentemente preocupado por recorrer nuevos caminos expresivos. "Tres aires populares argentinos", "Tristezas de esta ciudad", "Al solcito", "Buscando la quinta", "Clown", "Ida y vuelta" y "Si se pudiera nombrar" son algunos de los títulos de estas composiciones, algunas para solo de guitarra y otras para dúo instrumental en las cuales comparte espacio con el brillante flautista Diego Suárez. Tanto en su labor solitaria como en los dúos con la flauta, Claudio Ceccoli renueva la estética de su expresión íntima y personal sin descuidar la poesía que le despierta el entorno de paisajes interiores y exteriores perfectamente equilibrados con una actitud dialéctica que es el eje de su modo de comunicación, siempre fiel a los ancestros de la tierra latinoamericana.

_Revista de cultura “La Ñ” | Ago 26, 2006 | La magia de la guitarra de Claudio Ceccoli en CLOWN su tercer disco solista | Lilian Saba, pianista y compositora para la sección “Yo recomiendo”

La guitarra es sin duda por tradición el instrumento esencial de nuestra música popular. A la herencia de los grandes maestros se suma la aparición de progresiva de nuevos talentos que la honran permanentemente. Por este motivo recomiendo escuchar a Claudio Ceccoli en CLOWN, su tercer disco solista, editado recientemente por PAI. En un disco con 13 obras propias, 9 solos de guitarra y 4 duos con flauta , con la participación del flautista Diego Suarez. Ceccoli, magnifico interprete y compositor, desafia al silencio con la sabiduria de quienes lo valoran profundamente. La magia que origina cuando pulsa las 8 cuerdas de su guitarra nos propone levar anclas y acompañarlo en un viaje lejano e íntimo a la vez, ni mas ni menos que un recorrido por nosotros mismos. En su busqueda personalísima se combinan con frescura aires populares argentinos con influencias de otros géneros – jazz, ritmos de Brasil – y cómplice de ese juego, la flauta de Diego suarez completa el disfrute. Tambien sugiero a los amantes del encordado una recorrida por la colección Guitarras del Mundo (Epsa) y por la serie Guitarras (Shagrada Medra). Sin desperdicio.

Sobre Dos Soles

_Revista 23 | noviembre de 2004 | Guitarra dimelo tú
...Decir algo con una entonación propia dentro del folklore es una tarea compleja. Teniendo en cuenta la cantidad y diversidad de músicos que lo intentan todos los dias, despegarse de las voces ajenas y concentrarse en la propia requiere grandes dosis de talento.Con sus guitarras de ocho y dieciseis cuerdas , Ceccoli es una de las voces más originales dentro del folklore contemporáneo. A partir de esas cuerdas que llenan todo - la amplitud de la tesitura en relación a una guitarra “común” aporta lo suyo - Ceccoli arma Dos Soles. Sobre una base rítmica casi tradicional - apoyada en algunos temas por el percusionista Germán Gómez -, las armonías toman elementos del jazz aunque tambien hay bastante de bossa y algo de música contemporánea.Las melodías están cuidadosamente fraseadas y sugieren, en todo momento, imagenes y climas cinematográficos. Los músicos invitados - Adrián Altamura en flauta, Cecilia Pastorino en voz, y Gustavo Hunt en clarinete - dialogan sabiamente con todo lo que Ceccoli tiene para decir...(Nicolas Russo sobre el disco Dos Soles)
Calificación : Muy bueno

_Diario “El Día” de La Plata | sabado 13 de Nov 2004 | Un CD
Claudio Ceccoli : “Dos Soles”(independiente)

...Una intensa renovación rítmica y armónica trae el segundo disco compacto de Claudio Ceccoli que compendia trece composiciones del mismo Ceccoli y una canción de Arrigo Bernabé ("Lenda"). El músico, que ejecuta las obras en dos guitarras del Luthier Rodolfo Cuculelli, una de ocho cuerdas de nylon del año 1998 y otra de dieciséis cuerdas de acero del año 2002, realiza una equilibrada mixtura entre distintas vertientes folklóricas, tanto argentinas como rioplatenses. A ellas suma aires que provienen de la música brasileña, algún toque del flamenco andaluz y bastantes influencias jazzísticas conformando un todo coherente y de renovada sonoridad. Lo acompañan en la aventura de este reciente registro los notables Adrián Altamira en flauta; Cecilia Pastorino en voz; Gustavo Hunt en clarinete y Germán Gómez en percusión, todos cómplices de la instauración del sonido "Ceccoli", de claras raíces latinoamericanas y afronorteamericanas con un sello hipermoderno que se vuelcan en temas como "Duende carnavalero", "Penumbra", "La línea infinita", "Latino", "Pedregullo" o "Dos soles". Las guitarras, excelentemente tocadas por el temperamento y la sensibilidad de Claudio Ceccoli se transforman en la estrella de la placa, que evoca en lo conceptual músicas populares muy ligadas a nuestros ancestros, siempre gratamente metamorfoseados por el talento del compositor argentino de sólida formación académica.
Melancolía e inquietud, energía étnica y reflexión conforman una dialéctica que le otorga sentido a la mixtura estética y llena sus pulmones con un aire nuevo y vivificante.( Eduardo Giorello)

 

Sobre La Sonrisa

_Clarín | 18 de set 2002
Otra cosa con guitarra
...una decena de obras propias en las que reaparecen inspiraciones rioplatenses, criollas, latinoamericanas conforman el amable recorrido de La sonrisa: tercer disco del guitarrista Claudio Ceccoli (los dos anteriores fueron con el Trío Trama). Interpretadas en guitarra de ocho cuerdas, las piezas de Ceccoli abrevan sutilmente en distintas tradiciones sin establecer con ninguna un lazo restrictivo...
(I.A.)
Calificación: Muy bueno

_Revista 23 | 10 de oct. 2002
...Ceccoli, con su guitarra de 8 cuerdas, eligió la mayoría de temas propios para sumergirse de lleno en la interpretación. Es música argentina cruzada por ritmos brasileños y uruguayos; mezcla extraordinaria de milonga, samba, bossa, tango y candombe... (Raquel Roberti)

_Diario Popular | 15 de octubre de 2002
...Con su guitarra de 8 cuerdas, imaginación y garra (fuego que contagia y no se desborda), Claudio Ceccoli recorre la música argentina... los ritmos rioplatenses aparecen naturales junto a los aires de folklore y los tangos y milongas. Con pasajes en que su estilo recuerda al brasileño Baden Powell, Ceccoli completa su propuesta que se acerca al jazz y por tanto suena universal pero a la vez profunda y sentidamente argentina...

 

Sobre TRAMA toca músicas

_Trama toca Músicas
Transcribimos algunos comentarios acerca del grupo y su primer disco.
1. «...una trama es algo preparado con habilidad y hasta con astucia, y lo que es mucho más relevante, cuando estas líneas significan conductas musicales, cuando el estudio, la habilidad, la juventud, la capacidad y el talento (son) trabajados junto a una completa información sobre el qué y el cómo de la música sin falsas jerarquías, se logra –ahora sí- descubrir a este grupo TRAMA, tan idoneamente habilitado para TOCAR MÚSICAS, en una demostración de que todavía se puede encarar nuestra música popular argentina con un enfoque original.»
(EDUARDO LAGOS, pianista y compositor argentino, 1993, comentario para el sobre interno del disco TRAMA TOCA MÚSICAS).

2. «...para los inquietos escuchas, TOCA MÚSICAS es una obra muy interesante, que aborda distintos ritmos populares argentinos con un enfoque original.
Si bien existe un flujo de protagonismos, el trío –que no suena a ningún otro “trío”, lo que en esta música es mucho que decir- se divide los roles básicos en los que el clarinete se hace cargo de las melodías y el piano acentúa rítmicamente, además de colaborar con la guitarra en la elaboración de frases, climas y texturas armónicas...»
(Revista LA CONTUMANCIA, 1996, comentario del disco TOCA MÚSICAS)

3. «...fuera de cualquier búsqueda comercial, pero con la inquietud de los buenos arreglos, la mixtura de la composición contemporánea junto a ritmos de chacarera, tango o vidala, este trío instrumental nos entrega un austero pero excelente material (...) (y) sin salirse del marco de la tonalidad, llevan adelante una música tan modulante como cautivante...»
(Revista EL MUSIQUERO, 1991, sobre un demo del grupo).

4. «... los temas tienen un desarrollo conciso y coherente, en un repertorio que alterna pasajes rítmicos energizantes junto a momentos de una gran belleza melódica. La delicada exposición en “Corazoncito Puntano” por Gustavo Hunt en clarinete es uno de los momentos poéticos de gran intensidad. La guitarra de Ceccoli está todo el tiempo allí donde hace falta, sosteniendo rítmicamente, creando matices, gestando unísonos y contrapuntos con sumo criterio, en una clara demostración de lo que un instrumentista debe hacer, cuando el sentido global de la música es prioritario. El piano de Bruno mientras tanto hace lo suyo cuando la responsabilidad rítmica no recae sobre él, y está medido y sutil en los teclados, con una genial intervención en percusión electrónica en “El Relamido”...»
(Revista LA CONTUMANCIA, 1996, comentario sobre el disco TOCA MÚSICAS).